SACATE LAS DUDAS Botox vs. rellenos: ¿Cuál es la mejor opción para tus arrugas?

Hoy en día son dos de los métodos más utilizados para combatir arrugas y líneas de expresión. ¿Cuáles son sus principales características? ¿Cuál es la diferencia entre ellos? Expertos nos responden las principales dudas.

 

¿En qué consiste el tratamiento con Botox?

El tratamiento para combatir arrugas de expresión con Botox (toxina botulínica) es solicitado por miles de personas y considerado uno de los que garantiza mejores resultados para eliminar arrugas dinámicas (aquellas que aparecen o se acentúan con los gestos). Tras su infiltración en el músculo localizado debajo de la piel de la zona en cuestión, se logra una disminución del movimiento por relajación muscular. Con este efecto se atenúan o desaparecen las arrugas y se otorga un aspecto más juvenil a la piel. Este tratamiento está indicado para hombres y mujeres que posean arrugas marcadas cuando realizan gestos, sobre todo en el tercio superior del rostro (entrecejo, frente y patas de gallo).

 

¿Cada cuánto debemos repetir el tratamiento? ¿Y qué sucede si no lo hacemos?

Los efectos aparecen entre los 3 y 10 días posteriores de realizarse la aplicación y tiene una duración de aproximadamente 6 meses. Luego de este período deberá repetirse la aplicación para mantener los resultados. En caso de no querer repetir el tratamiento, no existe ningún efecto rebote, sólo volverán a aparecer las mismas arrugas que existían previamente. Lo ideal es realizar dos sesiones al año.

 

¿Cuál es la diferencia entre el tratamiento con Botox y los rellenos?

Existe cierta confusión entre el tratamiento con toxina botulínica y los rellenos que, si bien son tratamientos complementarios, no poseen los mismos efectos. La toxina botulínica se utiliza para disminuir la acción de los músculos que provocan arrugas al gesticular, es decir arrugas dinámicas, pero no aporta ningún volumen. En cambio, los rellenos tienen como objetivo aumentar el volumen de las zonas elegidas (labios, mentón, pómulos, nariz, etc) o bien rellenar surcos o depresiones, como los surcos nasogenianos o las arrugas.

En general, se suelen complementar ambos tratamientos en el mismo paciente: el cirujano debe tratar de llegar a un equilibrio entre los deseos del paciente y lograr una belleza natural y saludable al mismo tiempo.

 

¿Qué requisitos deben presentar los pacientes?

No existe un límite de edad, aunque más frecuentemente los piden mujeres de entre 35 y 55 años. No se puede aplicar en mujeres embarazadas o en período de lactancia, en pacientes con patologías neuromusculares que manifiesten debilidad muscular y tampoco si presentan infecciones locales en las zonas a inyectar. No se recomienda la colocación a menores de 18 años.

 

¿Ambos tratamientos son seguros?

Si. Para ambos procedimientos, si se utilizan productos de primera calidad, es extremadamente raro que ocurra algún problema y/o complicación.

 

¿Luego de realizado el tratamiento, hay que mantener cuidados especiales?

No, ningún cuidado en particular. No quedan cicatrices. Lo único que puede llegar a suceder, es que aparezcan pequeñas pápulas en las zonas tratadas que se van luego de algunas horas.

 

Fuente: Clarin

SACATE LAS DUDAS Botox vs. rellenos: ¿Cuál es la mejor opción para tus arrugas?
Tagged on:             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *